Amar el arte de enseñar

Lizz Laura presenta una de sus investigaciones.
Lizz Laura presenta una de sus investigaciones.

Después de transitar por diferentes áreas del saber, Lizz Laura Zaldivar Pérez, estudiante de Licenciatura en Educación Español-Literatura en la Universidad de Camagüey (UC), consiguió emprender un nuevo viaje hacia su mayor anhelo: el magisterio. La muchacha es un ejemplo de mujer universitaria, digna de admirar por la labor que desempeña a diario como alumna y profesora.

-¿Cómo fueron los inicios de tu vida estudiantil?

-Empecé mis estudios primarios en la Escuela de Iniciación Deportiva “EIDE” en la especialidad de natación, la cual practiqué durante 10 años. Luego cursé el preuniversitario en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos (EMCC). Hoy soy cadete insertada en la UC y curso mi 4to año de estudio, con un reajuste en el programa para terminar en cuatro años mi carrera.

-¿Cómo ha sido la vida universitaria para Lizz?

-Desde que comencé he participado en muchas actividades dentro y fuera de la provincia:  festivales juveniles martianos, fórums, eventos científicos, marcha de las antorchas, actividades culturales, deportivas y sociales programadas por la UJC y la FEU. Además, pertenezco al movimiento de artistas aficionados en las manifestaciones de teatro y literatura, con las cuales he obtenidos diversos premios.

-Alcanzaste mención en el recién finalizado Festival Nacional de la Clase. ¿Cómo fue esa experiencia?

-Me presenté el año pasado, pero nunca pensé que podría llegar al nacional. Al iniciar este curso, en diciembre me informan que se celebraría el importante certamen del 22 al 25 de febrero en Matanzas, y que yo era una de las seleccionadas. Ya en el evento, tuve la oportunidad de vivir nuevas experiencias, pues las críticas fueron constructivas y el jurado valoró de buena mi exposición.

-¿Qué significa para ti ser una mujer universitaria?

-Para mi ser una joven universitaria es un sueño hecho realidad porque formar parte de esta comunidad me ha permitido adquirir conocimientos, conocer gente nueva, amistades, que por cierto muchas de ellas marcaron huellas valiosas en mí. En lo particular, me encanta la Universidad, aquí he vivido momentos trascendentales en mi vida.

Para Lizz Laura hay muchas metas todavía por cumplir en la vida, pero en la Universidad de Camagüey esta joven, enamorada profundamente del magisterio, se propuso convertirse en algo que ya ha logrado, ser una buena profesional, ser una maestra que lucha día a día por dar el ejemplo.

Por: Daniela Blanco (estudiante de Periodismo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *