Calidad en la formación, excelencia para el futuro

Por: Daniela Castro y Marieli Suaid (estudiantes de Periodismo)

La Universidad de Camagüey trabaja para lograr mayor calidad en todos los procesos docentes y educativos con vista hacia el futuro, en pos de elevar el nivel académico de los estudiantes para formar mejores profesionales; calidad reconocida a nivel nacional a partir de la acreditación de la institución.

El centro cuenta con 39 programas acreditados con categoría superior, de estos, 19 de excelencia: 2 doctorados, 9 maestrías y 8 carreras, lo cual representa un alto estándar de eficiencia en su gestión y en el desarrollo de los procesos sustantivos, certificados por la Junta de Acreditación Nacional (JAN).

En la UC se desarrollan 86 programas de diferentes tipos entre carreras, maestrías, doctorados y especialidades; de ellos solo 56 son acreditables porque cumplen con los requisitos de cantidad de graduados, años de existencia, entre otros que plantea la JAN, explicó Jesús Farit Rubio, director de Calidad.

La certificación de la UC, un peldaño en el ascenso

En diciembre de 2014 la UC se convirtió en la primera universidad integrada en el país que enfrentó la evaluación y recibió la categoría de Certificada, distinción con la cual comienza a crear los cimientos para obtener la excelencia, máxima condecoración que entrega la junta.

Una debilidad marcada en ese entonces estaba relacionada con la internacionalización; hoy se revierte en fortaleza con 113 proyectos de relaciones interuniversitarias con instituciones de Europa y América Latina, lo cual representa además un incremento en las investigaciones, mayores ingresos, más estudiantes vinculados y visibilidad en la web de ciencias, con la publicación de artículos científicos avalados por los estudios que se realizan.

Paso a paso, se ha trazado el camino para alcanzar la excelencia, ejemplo de ello resultan los numerosos programas que se han sometido a evaluación por la JAN. De cómo se organizaron para enfrentar ese proceso en la Facultad de Economía, nos comenta el decano, Dr. C. Oliek González Solan.

“En la acreditación de las carreras de Economía y Contabilidad, debemos destacar que nos orientamos hacia el proceso no al resultado, no a la calidad por la calidad porque la preparación es continua, diaria para un mejor desarrollo del proceso”, precisa.

“Después enviamos un informe, explica, y ellos nos mandan una planilla, la cual llenamos y ponemos todo lo que tenemos y lo que nosotros creemos que nos falta, la enviamos nuevamente, la JAN nos revisa por ese informe ya creado y luego nos da su juicio y señala lo que debemos mejorar para obtener la condición de excelencia; garantizar la fortaleza y eliminar las debilidades por el plan de medidas para llegar a tener una excelencia sostenible en un grupo de recomendaciones.”

Este proceso se ha repetido en los 39 programas evaluados y se mantiene como pauta para los que en esta etapa, alrededor de 8 en lo que resta del 2018 y 11 para el 2019, esperan aún por el ojo experto de la JAN para seguir conquistando calidad.

Luego de 5 años de arduo trabajo

Joaquín Ovidio Álvarez García, Dr. C. y jefe de carrera de Arquitectura resalta que es la tercera vez que la especialidad se enfrenta a una evaluación tan rigurosa, en ocasiones anteriores obtuvieron la certificación, pues fueron señaladas debilidades relacionadas con la puntuación que propone la JAN y con los indicadores de publicaciones.

Durante los últimos 5 años trabajamos en base a erradicar las dificultades, por lo que considero fue un período fuerte, pero en el actual curso nos otorgaron la excelencia, destacó Álvarez García.

Por su parte, los estudiantes y profesores de la carrera de Logopedia hacen cumplir el plan de mejoras propuesto por los evaluadores mediante acciones necesarias para mantener las fortalezas alcanzadas. En dicha especialidad se detectaron dificultades en la movilidad de la carrera, pues debe existir una alianza con instituciones nacionales e internacionales. expresó Martha Pons Rodríguez, Dr. C, profesora titular y jefa de la carrera de Logopedia.

El proceso de acreditación es muy complejo, por lo que requiere del esfuerzo de todos para continuar exhibiendo la calificación de excelencia que hoy tenemos.

A trabajar

En la actualidad las carreras trabajan en las recomendaciones ofrecidas por los evaluadores para optimizar las deficiencias señaladas. La cantidad de publicaciones de los proyectos en revistas u otros sitios sigue siendo una pequeña insuficiencia que se quiere superar. La estrategia de utilizar el idioma inglés con fines profesionales es uno de los mayores retos de los logopedas.

Mejorar en las finanzas y la economía es otro de los retos para la institución, en ello están vinculados todos los trabajadores de esa área y del centro en general, pues la excelencia también depende de la eficiencia en la gestión.

“En sí lo que la JAN certifica es la calidad, pero no es trabajar por la calidad es calidad, sino que se trabaja para obtener buenos productos, procesos y servicios; no es trabajar para conseguir la mayor cantidad de doctores posibles sino esforzarse para ganar mayor eficacia en los procesos de formación de doctores”, refiere Oliek González y en ello estamos trabajando, como bien explica Jesús Farit.

Una de las variables que mide la JAN es la formación del claustro, dentro de ella exige el 30% de doctores, la UC no cuenta con esa cifra, pero exhibe una tendencia sostenida al crecimiento, muestra de elevada efectividad en los últimos 5 años.

En el acto de graduación del curso 2017-2018, el Rector de la Uc, Dr. C. Santiago Lajes Choy, destacaba los resultados del centro en el período lectivo que culmina como estandarte para seguir elevando los estándares de calidad, tanto en la formación de los estudiantes, la gestión de los procesos como en su reflejo en la comunidad y el desarrollo socio-económico del país.

El proceso de acreditación es muy complejo, por lo que requiere del esfuerzo de todos para lograr la excelencia. “El personal que integra la comunidad universitaria debe seguir trabajando en aras de obtener mejores resultados, aspiración que tenemos para el próximo curso escolar, de esta forma elevaremos el prestigio de nuestra institución”, destacaba Farit Rubio.

“Es preciso que todos tomemos consciencia del cambio con nuestra gran casa, pues acreditarla implica mejorarla en todas las esferas, – y acotaba- si queremos un bienestar en la sociedad, transformemos la universidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *