Congreso en contacto con la naturaleza

El plan de actividades del Noveno Congreso le dio a sus protagonistas un salto hasta Las Clavellinas, una base de campismo que atesora un capítulo importante en la historia de Camagüey.

Justo en la entrada se encuentra un obelisco donde los visitantes pueden ver qué ocurrió el 4 de noviembre de 1868, cuando los conspiradores de este territorio se unieron a la causa independentista comenzada por Céspedes en La Demajagua casi un mes antes.

Los delegados universitarios y los demás participantes acudieron a ese lugar para descubrirlo, conocerlo y para sentirse protagonistas de la continuidad del proceso histórico cubano en un contexto diferente.

El día también le rindió culto a la recreación y el campismo ofreció actividades que demostraron las habilidades de canto (con agua en la boca) y baile de los representantes de las facultades. Algunos aprovecharon la estancia para irse de excursión o bailar al ritmo de los extranjeros.

Por: Roberto Carlos Serrano Prieto (estudiante de Periodismo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *