El renacer de “La Gloria”

Con su corazón, arte y habilidades profesionales, estudiantes y profesores de la Universidad de Camagüey, entregaron su mano amiga al afectado municipio de Sierra de Cubitas.

Al norte del municipio camagüeyano de Sierra de Cubitas se encuentra el Consejo Popular La Gloria. Muchas personas desconocen su historia, otras solo tienen en las mentes las imágenes de aquel pequeño poblado que la furia de la naturaleza  intentó llevarse consigo.

Los inicios de esta localidad se remontan a los primeros años del siglo XX. Fue aquí donde se estableció la primera colonia norteamericana en Cuba. Y aunque el paso de los años, las inclemencias del tiempo y el propio accionar del hombre han hecho mella en las edificaciones, los pobladores aún encuentran en sus campos  la misma belleza de tiempos pasados. 

Juana del Risco Martínez ha vivido toda su vida aquí. A sus 82 años, cada rincón de esta tierra le recuerda una parte de la historia de su vida. Ella, como muchas otras personas, vislumbra con tristeza los daños que un huracán caprichoso ha traído hasta su entorno.

Acariciando una gallina que logró salvar de entre los escombros, Juana nos cuenta  con los ojos empapados en lágrimas que ella nunca  pensó que los vientos soplaran tan fuerte.

“Yo le estaba cocinando como siempre a las personas que estaban en el puesto de mando y no me quería ir de ninguna manera. Cuando comenzaron los fuertes vientos,  yo veía cómo mis tejas se iban con ellos.  Lo perdí todo, la casa se cayó, entre los escombros solo pude recuperar algunas de mis pertenencias todas destruidas: el televisor, los colchones, mi refrigerador…”, nos narra.

Los vecinos a veces pasan por frente del domicilio de Juana y la ven tranquila, meditando sobre su vida y las pertenencias que un día llegó a tener. De todos estos años, solo logró salvar 3 platos y los recuerdos de una vida activa y consagrada.

“Estoy un poco nostálgica y triste, pero yo tengo plena confianza en mi Revolución y sé que jamás me va a abandonar”, afirma.

Justa Rosario Rodríguez Balladares es otra de las pobladoras que como Juana sufrió en carne propia la furia devastadora de la naturaleza.

“Yo perdí mi casa completa. Estaba en muy malas condiciones, pero ahora estoy contenta porque el gobierno me está construyendo una nueva y ya me dieron todos los materiales.  Perdí un colchón y otras pertenencias,  pero eso no importa, con el tiempo lo material se adquiere, lo fundamental es seguir vivos”.

Edenny Martínez Machado es uno de los Radio Aficionados del territorio que durante el paso del fenómeno meteorológico se mantuvo atento, alertando a las autoridades de los daños, mientras las comunicaciones estaban colapsadas. Desde un lugar seguro, veía como sus pertenencias se iban con los vientos temiendo que tal vez, su vida jamás sería la misma.

HERIDAS QUE COMIENZAN A CERRAR

En el Consejo Popular La Gloria fueron afectadas 518 viviendas dentro de ellas 198 derrumbes totales. La tienda de víveres perdió todo el techo, sucedió lo mismo en la escuelita, en la que, a pesar de los daños, no se ha interrumpido el proceso docente, se está trabajando una sección en la mañana y otra en la  tarde, alternando las dos enseñanzas que se importen en la localidad: Primaria y Secundaria Básica.Pero el pueblo de La Gloria no pierde la esperanza y la fe en sus dirigentes, ante las adversidades trabaja y se fortalece, sabiendo que esta revolución no los dejará desamparados.

“En estos momentos han sido beneficiadas 55 viviendas con la entrega de los materiales y 40 derrumbes totales con las tejas infinitas para la construcción de sus facilidades temporales”, afirma Rosa Espinosa Rojas, Presidenta del Consejo Popular La Gloria- Playa Piloto.

“Hemos recibido mucho apoyo por parte de los dirigentes. El Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia, Jorge Luis Tapia Fonseca, visita la comunidad regularmente para chequear el avance de las obras. También los directivos de la Asamblea Municipal y Provincial del Poder Popular se mantienen a nuestro lado, ayudándonos y dándonos ánimo”, agregó.

Por otras parte, en la Circunscripción #13, más conocida como “La Mandarina”,  a unos pocos metros del centro del pueblo, los habitantes que han perdido sus viviendas encontrarán un nuevo hogar, confeccionado de tablas de palma y techos de fibrocemento.

“Aquí se están construyendo alrededor de 30  viviendas y  con el apoyo del Gobierno, el Partido y todos los miembros de la comunidad,  todo esto va a estar terminado en poco tiempo para que las personas puedan disfrutar de sus nuevos hogares”, expresa Alexander Plascencia Sedeño, Presidente del Consejo de Defensa La Gloria- Playa Piloto.

En la comunidad los alimentos no han faltado,  la empresa municipal de Comercio ha garantizado el abastecimiento constante de yogurt, arroz adicional, frijoles y  chícharo. Además  se han vendido otros productos de primera necesidad de manera controlada para evitar el acaparamiento y todos los productos se están comercializando al 50 por ciento del precio que está establecido.

EL ALMA MÁTER ALEGRA LOS CORAZONES

La Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” es una de las instituciones de la provincia que se ha vinculado al trabajo en la comunidad,  acompañada por el espíritu solidario de jóvenes dispuestos a regalar su arte para el disfrute de una de las localidades más golpeadas por la furia del huracán Irma a su paso por el norte del territorio.

Los niños deleitaron con sus actuaciones a los presentes y a la vez disfrutaron de un variado espectáculo de magia, música, danza y juegos de participación como el tesoro escondido, premiado con libretas y otros materiales escolares.

“La actividad que realizó la Universidad fortalece el ánimo de las personas. Es duro ver que lo has perdido todo, siempre es bueno tener un estímulo que haga la vida un poco más fácil,  y esta es una forma de alegrar los corazones de la comunidad y olvidarse por un momento de los problemas”, comenta Rosa Espinosa Rojas.

La casa de altos estudios agramontina brindó además de manera gratuita servicios de reparación de equipos y soldadura a las personas de la localidad con pertenencias dañadas y las mascotas enfermas recibieron atención veterinaria.

Sin dudas, la solidaridad que caracteriza al cubano, una vez más se hace presente. Como el ave Fénix, La Gloria sabrá resurgir de entre las cenizas y con la acción mancomunada de todos, la historia de este pueblo agrícola no pasará jamás al olvido.

El Rector de la UC, Santiago Lajes Choy, compartió también con habitantes de "La Gloria".
El Rector de la UC, Santiago Lajes Choy, compartió también con habitantes de “La Gloria”.

Texto y Fotos: Roberto Estévez Chantada

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *