Informáticos y agrónomos impulsan proyecto para mejorar eficiencia en la producción lechera

Con 4 años de duración, un nuevo proyecto gestionado por la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, de conjunto con la Universidad de Amberes, Bélgica, da sus primeros pasos, con el objetivo de mejorar la eficiencia en la producción de leche.

En el Centro de Gestión Cultural tuvo lugar entre los protagonistas de esta tarea, alrededor de 40 investigadores, productores y directivos de la agricultura, el primer encuentro de capacitación en temas relacionados con la ganadería, sus principales características e historia en el territorio camagüeyano. 

A través del proyecto, se propone introducir tecnologías en el sector agropecuario para contribuir a la seguridad alimentaria al buscar mayor eficiencia en la producción de leche.

Según explicó José Alberto Bertot Valdés, profesor de producción animal de la facultad de Agropecuaria, cuenta con un sistema sólido de identificación a los animales con chip para controlar su estado de salud, rendimiento reproductivo y productivo, facilitar la detección del período de celo de las vacas, con un funcionamiento similar a los podómetros— dispositivos electrónicos que permiten medir la actividad física, deducir distancia media, velocidad, peso—.

Godofredo Garay Álvarez, vicedecano de investigación y postgrado de Ciencias Informáticas, quien es otro de los responsables de esta tarea, precisó que como parte de la investigación prevén también la utilización de un sistema de posicionamiento global (GPS) para mantener ubicado el ganado, estudios que se vienen desarrollando a nivel mundial, en países como Estados Unidos, Israel, Vietnam y Canadá.

Las facultades de Ciencias Agropecuarias y de Ciencias Exactas e Informática trabajan en base a los problemas del cambio climático que, en la actualidad, afectan a la población, sobre todo lo referido a la alimentación y este proyecto es un ejemplo de ese avance, y de la integración de ambas áreas del saber, en un estudio donde se desea también la incorporación de informáticos y agrónomos de Las Tunas y Holguín.

Por: Paula A. Ramos Benítez (estudiante de Periodismo)

Fotos: tomadas de Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *