Obama, World Learning y el estudiantado cubano

“Vine a dejar atrás los últimos vestigios de la guerra fría (…) Los cambios dependen del pueblo cubano”, expresó aquel 22 de marzo del 2016 el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en su discurso pronunciado en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. Sin embargo, a menos de seis meses de aquella visita histórica, la Agencia para el Desarrollo Internacional de EE.UU (USAID, por sus siglas en inglés) financia ahora nuevas acciones subversivas contra la isla.

¡Vamos Obama!, no era que según usted el destino de Cuba no iba ser decidido por Estados Unidos ni por otra nación, no era que una política de aislamiento diseñada para la guerra fría no tiene sentido en pleno siglo XXI. Vaya, con todo el respeto que merecen los mandatarios, pero esas palabras culminaron nuevamente en una falacia porque su gobierno no deja de meter las narices donde no lo llaman.

Obama en el Gran Teatro de La Habana.
Obama en el Gran Teatro de La Habana.

Le recuerdo entonces. Primero, hace un tiempo donaron capital para la creación y puesta en marcha de un programa de orientación de prácticas comunitarias por más de 750 mil dólares para “construir” jóvenes líderes de nuestra sociedad civil y hoy financian becas para formar agentes de cambio entre 16 y 18 años de edad, que sirvan a los intereses de destruir a la Revolución ‘desde adentro’.

Dudo que no esté enterado, pero el monto en efectivo fue destinado ahora a la cuenta de World Learning, una organización que al decir del exagente de la Seguridad Cubana Percy Alvarado, está conectada en sus orígenes con los Cuerpos de Paz y es una nueva versión del Grupo Internacional Delphi, involucrado en planes desestabilizadores por parte de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y de sus tapaderas como la USAID y la NED (Fundación Nacional para la Democracia).

Según refiere Prensa Latina para la captación de alumnos de Secundaria Básica y Preuniversitario, en julio último viajaron a La Habana, con tarjetas de turistas, tres ciudadanos panameños y uno español residente en el propio Panamá, quienes fueron contratados por una directiva estadounidense de la propia World Learning.

Centro Mixto Máximo Gómez Báez de Camagüey repudia subversión contra Cuba.
Centro Mixto Máximo Gómez Báez de Camagüey repudia subversión contra Cuba.

Las becas ofrecidas en estos cursos, los cuales tienen sus primeros antecedentes en el verano del 2015, constan de una estancia de alrededor de cuatro semanas en los Estados Unidos e incluyen visitas a escuelas y a organizaciones comunitarias, así como la elaboración de un proyecto final con las acciones que implementaría el Congreso de ese país para proseguir con las operaciones de desestabilización de nuestra ideología.

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU han crecido los intercambios académicos entre ambas naciones, pero siempre con el conocimiento y aprobación de las entidades involucradas. No obstante, World Learning no buscó el consentimiento de las autoridades y ministerios cubanos, porque su objetivo es promover la democracia» al estilo estadounidense como hicieron también en Nicaragua durante los años 80 del pasado siglo.

Jóvenes de la Universidad de La Habana repudian programa de verano.
Jóvenes de la Universidad de La Habana denuncian  programa de verano financiado por la USAID.

En ese sentido, la voz del estudiantado cubano, demostrando que no quiere que lo tilden como el eslabón más débil de la sociedad, se alza por estos días de manera enérgica y valiente en una amplia jornada de denuncia, que tiene lugar en los diferentes centros educacionales del país, para repudiar este Programa de Verano y cualquier otra maniobra de subversión sustentada en la Ley Helms-Burton, de 1996.

Sin dudas, estos intentos de manipulación ideológica en los que se invierten millones de dólares cada año, esas alternativas de la que proclaman como desaparecida guerra fría, constituyen parte de los difíciles desafíos que se presentan en la actual etapa de agresiones contra Cuba y sobre los cuales las nuevas generaciones y las organizaciones que las representan, plato fuerte de los injerencistas, deben andar con ojo visor y bien preparadas para enfrentarlas.

Por: Alexei Nápoles González

Fotos: Tomadas de Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *