Recibe Juan Vela Valdés título de Doctor Honoris Causa de la UC

Emocionado, rememorando pasajes de su vida que lo vinculan a esta alta casa de estudios, recibió el Dr. C.  Juan Vela Valdés el Título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, en homenaje a sus méritos y relevante trayectoria profesional y contribución a la educación cubana.

En el salón de Protocolo “Nicolás Guillén Batista” de la Plaza de la Revolución de esta ciudad, con la presencia del ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi; del Rector de la UC, Santiago Lajes Choy; de amigos, profesores e invitados se desarrolló el acto de envestidura del Doctorado Honoris Causa en Ciencias Pedagógicas, como reconocimiento a quien fuera el primer Rector de esta Alma mater camagüeyana.

El Dr. C.  Jorge García Batán, director del Centro de Estudios de Ciencias de la Educación “Enrique José Varona” pronunció las palabras de presentación y elogio al Dr. C. Juan Vela Valdés, donde destacó sus cualidades de liderazgo, su modestia, sencillez y total identificación con la obra revolucionaria y sus principios.

Graduado de Medicina, durante los años 1972 y 1975 asumió la dirección del Ministerio de Salud Pública en la provincia y en 1975  fue designado rector de la Universidad de Camagüey, posición en la cual estuvo hasta 1982 y desde donde trabajó intensamente para el crecimiento del centro, tanto de su estructura constructiva como educativa, contribuyendo a la preparación del claustro y a la formación de doctores en ciencias.

Como bien señalara García Batán, desde los diversos cargos y funciones desempeñadas por Vela Valdés, como asesor del gobierno en la adecuación de la estructura de la educación superior; rector de las capitalinas universidades de Ciencias Médicas y la Habana; viceministro y ministro del MES, demostró sus cualidades humanas, su dignidad, honradez e inteligencia.

Fue además miembro del Consejo de Dirección de la Universidad de Naciones Unidas, siempre comprometido con el desarrollo humano sustentable, la cultura de paz y la educación permanente.

Por: Adary Rodríguez Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *