Suma Universidad de Camagüey nuevos graduados de la Tercera Edad

Cátedra Universitaria del Adulto Mayor.Si la juventud nos hace pensar en el futuro, la ancianidad pone de relieve una dimensión fundamental del humano: vivir, y vivir para los abuelos significa especialmente seguir siendo útiles y productivos, transformar, conocer y aprender cada día más, porque ellos representan la memoria y la historia viva de una sociedad.

Bajo esa premisa la Universidad de Camagüey, de conjunto con la Asociación de Pedagogos de Cuba y la Central de Trabajadores, celebró la pasada semana su décimo cuarta graduación de la Cátedra del Adulto Mayor, donde le fueron entregados los Títulos a 431 graduados de toda la provincia, entre ellos 91 de la cabecera municipal.

En el acto, también recibieron reconocimientos especiales los alumnos más destacados del Curso Básico y del de Continuidad, diferentes organismos de territorio y personas que colaboraron con el desarrollo de las actividades en el período escolar que ya culmina; así como profesores de la Dirección de Extensión Universitaria de la alta casa agramontina.

Esta Cátedra, surgida en el año 2002, no exige grado de escolaridad para ingresar en ella, y para los futuros interesados siempre su proceso de matrícula comienza en septiembre y sus actividades docentes arrancan el 1 de octubre.

Como acción para defender la idea de que cualquier persona en Cuba tiene derecho al aprendizaje sin distinción de sexo edad o raza, la Revolución, desde su nacimiento, creó precisamente la Universidad del Adulto Mayor, para convertirlo en un espacio de la cultura del envejecimiento a partir de oportunidades educativa donde quienes lo protagonizan mejoran su calidad de vida.

Camagüey fue la cuarta provincia del país en abrir un centro de este tipo, desde que iniciara en Cuba la estrategia de superación a las personas de la Tercera Edad en febrero del año 2000, a favor de proporcionarles una digna vejez, una adecuada reinserción familiar y comunitaria y realizar sus proyectos de vida.

Por: Alexei Nápoles González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *