Una velada, un latir, un tributo a Fidel

Un tributo de amor, respeto, convicci√≥n y patriotismo le rindieron los camag√ľeyanos al eterno Comandante en Jefe. El pueblo agramontino regresa una vez m√°s a la Plaza de la Revoluci√≥n Mayor General ‚ÄúIgnacio Agramonte Loynaz‚ÄĚ, como lo hiciera hace un a√Īo para acompa√Īar y despedir al l√≠der indiscutible en su tr√°nsito a la inmortalidad; en esta ocasi√≥n, para confirmar que el legado de Fidel est√° m√°s presente que nunca en su pueblo. Estudiantes y trabajadores de la primera Universidad creada por la Revoluci√≥n dijeron presente en esta hist√≥rica velada de homenaje.

Con la declamaci√≥n del actor Jorge Ryan, los fragmentos del discurso del Comandante en la Plaza de la Revoluci√≥n¬† el 11 de mayo de 1973, a cien a√Īos de la ca√≠da en combate de Ignacio Agramonte, y con la canci√≥n El Mayor comenz√≥ la velada.

Voces de El Camag√ľey se alzaron para cantarle a Fidel y reafirmarle el compromiso de seguir el sendero trazado por √©l. Pioneros, adolescentes, universatorios, j√≥venes camag√ľeyanos, trabajadores, amas de casa, abuelos y abuelas de esta tierra se unieron en la plaza, en una velada, en un latir unido por el Comandante.

La Banda Provincial de Conciertos, el Coro de Camag√ľey, el Ballet de la escuela ‚ÄúVicentina de la Torre‚ÄĚ, el Conjunto Camagua amenizaron la velada junto a estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte ‚ÄúLuis Casa Romero‚ÄĚ y otros artistas de la localidad.

La firmeza de los camag√ľeyanos, a pesar de la llovizna, la vigilia durante toda la noche, y la ¬†presencia mayoritaria de j√≥venes demuestran la admiraci√≥n e identificaci√≥n con el ideario de ¬†ese hombre que supo expresar que toda la gloria del mundo cabe en un grano de ma√≠z y que, sin embargo, y sin propon√©rselo, con sus ideales y su obra alcanz√≥ dimensiones universales.

Su imagen no aparecerá en una calle, ni dará nombre a ninguna institución, haciendo honor a la sencillez con que vivió y como bien se expresó y reafirmó en la velada: Que nadie venga a buscarlo en las piedras, sino en las conciencias… Fidel es Cuba, porque todos somos Fidel.

Por: Adary Rodríguez Pérez

Fotos tomadas de Adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *