Universidad de Camagüey en pos de la Excelencia

Universidad de Camagüey.Por: Adary Rodríguez Pérez

Con el proceso de acreditación de la Maestría en Desarrollo Regional, perteneciente a la Facultad de Ciencias Ecómicas y Jurídicas, que tiene lugar  esta semana, la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” continúa fortaleciendo su quehacer en pos de la excelencia.

Como parte de un programa que prevé hasta el 2020 la acreditación de más de 30 carreras, 24 maestrías y 13 doctorados, el centro aspira a elevar los estándares de calidad en cada uno de sus procesos, tanto académicos como en lo referido a la gestión administrativa y los servicios, así lo enfatiza Jesús Farit, especialista de la Dirección de Gestión Universitaria de la UC.

“Alcanzar la excelencia implica aportar a la sociedad lo que ésta espera de la UC. Por ello su accionar se extiende a todas las áreas del centro, pues debe ir aparejada a la pertinencia social”, refirió el especialista en conversación con esta reportera.

La Universidad como institución está inmersa, entonces, en un complejo proceso, de cara a la evaluación externa, prevista para dentro de 4 años. ¿Qué pasos se están dando con vistas a elevar esos estándares de calidad?

Partimos de un estudio de las debilidades y fortalezas de la UC para trabajar en función de lograr más del 50 por ciento de doctorados y maestrías de excelencia; contar con un claustro donde más del 35 por ciento sean doctores; fomentar el trabajo político-metodológico; potenciar la investigación; incentivar el vínculo con las entidades del territorio; elevar el nivel del proceso docente educativo, lo cual significa, a su vez, potenciarla calidad del aprendizaje, en correspondencia con lo que necesita el país.

Pero su aspiración va más allá de lo estrictamente académico. Al certificar de excelencia una institución del Ministerio de Educación Superior, como ocurre actualmente con la Universidad de La Habana y de Villa Clara, únicas del país con esta condición, se está ratificando también el elevado compromiso, protagonismo y sentido de pertenencia de los estudiantes y profesores con la institución.

Por ello, resulta imprescindible la implicación de toda la comunidad universitaria, de los directivos pero también de las organizaciones estudiantiles, el sindicato, la UJC y el Partido.

Precisamente estamos trabajando por fomentar el nivel de información respecto al tema, dirigido a la formación de una cultura de la calidad, lo que junto al incremento de la preparación de los cuadros, responsables directos de lograr esa adecuada gestión, y al desarrollo de servicios sostenibles nos permitirá disminuir los equívocos y errores e incrementar la eficiencia, así como obtener resultados que respondan de manera eficaz a necesidades y demandas del territorio y del país.

Son altas las metas que nos proponemos pero estamos conscientes de que podemos lograrlas, recordando la premisa del Apóstol de que “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido, es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día en que vive, es ponerlo a nivel de su tiempo para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote. Es preparar al hombre para la vida.”

A ello aspira la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz: a preparar a sus estudiantes para la vida, como buenos profesionales y hombres de bien que contribuyan al desarrollo de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *