Universidad informatizada

En la Universidad de Camagüey acceden a la red de redes, de forma gratuita, más de 12 000 personas, entre estudiantes y profesores; y también existen 37 puntos Wifi que brindan conexión a 6708 usuarios.

“Cuando éramos estudiantes, hace unos cinco o seis años, demoraba hasta para cargar el correo, la cuota de navegación no excedía los 50 megabyte por segundo (Mb/s) y ni pensar en hacer una búsqueda en Google o descargar bibliografía”. Sobre dicha reflexión comentan a menudo antiguos alumnos de la Universidad de Camagüey que actualmente forman parte del claustro de la institución.

Y es que, al margen de ser insuficientes y estar todavía alejadas de la tecnología que presentan centros del primer mundo o instituciones privadas, las mejoras en la conectividad han llegado a esta casa de altos estudios para satisfacer un gran grupo de necesidades profesionales y humanas ante las cuales las generaciones de ayer, hoy y mañana no pueden mostrarse ajenas.

Dr. C. Julio Madera, Vicerrector de Informatización.
Dr. C. Julio Madera, Vicerrector de Informatización.

Según el Vicerrector de Informatización, el Dr. C. Julio Madera Quintana, en la primera Universidad creada por la Revolución se invierten al año más de 400000 dólares para mantener y perfeccionar los servicios de infocomunicación, y con estos elevar la calidad del proceso docente educativo y contribuir a la formación de profesionales competentes y comprometidos con la construcción del Socialismo.

“Por ejemplo, en el último curso se registra un crecimiento sostenido de los servicios de conectividad y del número de usuarios, pues tenemos 12 500 personas con Internet e Intranet totalmente gratuita, mientras 1646 tienen acceso remoto desde sus hogares. Además, como parte de la conexión inalámbrica, existen un total de 37 Zonas Wifi entre las tres sedes, puntos que le prestan conexión a 6708 usuarios.”

“Igualmente, todos los Centros Universitarios Municipales tienen enlaces con una velocidad de navegación entre 512 Kb y 2 Mb. La Facultad de Cultura Física, que está alejada del NODO principal, ya navega a 10 Mb, y las sedes principales a 30, esfuerzos que han contribuido a aumentar la velocidad de acceso a la red de redes y a la del Ministerio de Educación Superior de Cuba”, puntualizó Madera Quintana.

– ¿Qué servicios de infocomunicación brinda la institución?

-Contamos con el Sistema ABCD, que reúne ejemplares de las bibliotecas de las tres sedes universitarias y permite el acceso de la comunidad estudiantil y el claustro a la bibliografía a esos materiales de consulta. También tenemos un repositorio con Tesis de Grado y de Maestría y otro para la descarga de Software Libre; así como una Biblioteca virtual, una Mediateca con videos educativos y la transmisión de la programación de Radio Frecuencia Universitaria por la red loca”.

-Las mejoras en la conectividad permiten, además, a la Universidad de Camagüey, desarrollar proyectos y productos informáticos.

-Sí. Uno de ellos es el proyecto internacional con el Consejo de Universidades Flamencas (VLIR) para el desarrollo de las TICs en Cuba, que como ventajas ha posibilitado la ejecución de una serie de investigaciones en conjunto con especialistas belgas, un mayor despliegue de fibra óptica, la llegada de equipamiento de última generación y la superación del personal de varias empresas y entidades de la provincia y otros territorios del país.

“Otro proyecto que lideramos es el denominado “Sistema de Gestión de Información Patrimonial”, el cual está financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y en el que participan afiliados de la Unión de Informáticos de Cuba en Camagüey, el Centro de Interpretación y la Oficina del Historiador de la Ciudad.”

“En tanto, estudiantes y profesores de varias áreas han participado en la confección de aplicaciones móviles sobre la vida y obra de Ignacio Agramonte, los damnificados por el huracán Irma en la zona costera de la geografía camagüeyana y la información de todos los procesos sustantivos de la universidad agramontina”.

Vivir del pasado no siempre es saludable porque a veces puede conllevar al conformismo, sin embargo, en este caso también lleva a comprender mejor, el esfuerzo que se hace por perfeccionar una obra pura, sin fines de lucro, que crece despacio, pero crece y logra mantener a la Universidad de Camagüey informatizada.

Por: Dianelis Palmero y Alexei Nápoles

Fotos: Alexei Nápoles González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *