Apuntes de una quinceañera

Fortalezas, debilidades, metas cumplidas y otras en las que un colectivo unido trabaja fuerte para llegar, resultados satisfactorios en pre y postgrado, una historia vinculada a las empresas, la formación profesional y el desarrollo socioeconómico de la provincia y el país; todo ello acompaña hace 15 años a la Carrera de Alimentos en la Universidad de Camagüey (UC) “Ignacio Agramonte Loynaz”.

La Doctora en Ciencias. Hilda Oquendo Ferrer, actual coordinadora del Doctorado Tutelar de Ingeniería Química de la Facultad de Ciencias Aplicadas en la UC, ocupaba el cargo de Decana de la antigua Facultad de Química a la que perteneció desde sus inicios esta carrera. Sobre esos primeros compases y otros apuntes nos cuenta la especialista.

“Cuando iniciamos en el 2004 no existían en la provincia de Camagüey graduados de Licenciatura en Alimentos, entonces los profesores que habían de la carrera de Ciencias Farmacéuticas se reorientaron y comenzaron a impartir clases en esta nueva especialidad. Dicha estrategia resultó trabajosa, pero terminó con mucho éxito y compromiso de todos los implicados.”

Luego, esos mismos docentes, con su experiencia y conocimientos ayudaron a preparar pedagógica y metodológicamente al resto del claustro docente del Departamento y a otros especialistas de empresas y organismos del territorio relacionados con esta área del saber que también dieron su paso al frente para comenzar a dar clases”.

-Durante su estancia como Decana y luego en el cumplimiento de otras funciones en la Universidad de Camagüey, cómo valora los resultados de la carrera de Alimentos.

-Es una especialidad que al margen de su juventud tiene muchas fortalezas y resultados positivos, sobre todo por la calidad de los estudiantes que recibe, gradúa y aporta al desarrollo socioeconómico de la provincia y el país.

“Claro, todo ello ha sido posible además por la calidad y madurez de los profesores y su dedicación, que hicieron que en tan corto plazo y en el primer proceso la acreditarán de Excelencia por la Junta de Acreditación Nacional. Resaltan también el aprovechamiento de sus laboratorios y las Plantas Pilotos para acercar al educando a la producción.”

Fueron estos, algunos apuntes de una quinceañera, de una carrera que por su cosecha y los frutos que recoge, prestigia a nivel provincial, nacional e internacional a la Universidad de Camagüey.

Por: Alexei Nápoles González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =