Con el corazón en la Zona Roja

Con el corazón en la Zona Roja

5 abril, 2021 Noticias 1

Miles de jóvenes de toda Cuba, hace más de un año plantan cara a la muerte ayudando a combatir desde la Zona Roja las fatales consecuencias que trae consigo contagiarse con la Covid-19. Otros tantos no han podido entrar al área de riesgo por presentar morbilidades que hacen más peligroso el desenlace de esta pandemia, pero su deseo y apoyo, desde otras trincheras de este combate por la vida, no ha faltado.

Una de esas valientes que no visten de verde pero sí regala esperanza, amor y salud a los pacientes en el cumplimiento de otras funciones es Mirianny Pérez Chirino, estudiante de último año de la carrera de Licenciatura en Contabilidad y Finanzas de la Facultad de Ciencias Económicas y Auditora Interna de Base de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”.

“Por problemas de salud no puedo ejercer como colaboradora en la Zona Roja, pero eso no ha impedido que de mi aporte desde otras misiones a los alumnos, profesores y trabajadores no docentes, inmersos en los centros de aislamiento de esta casa de altos estudios, en la que además he asumido funciones en la dirección de la UJC mientras su Secretario trabaja en el área de riesgo”, explicó la joven, vía Facebook.

Pérez Chirino no está de manera física en Zona Roja, pero tiene su corazón allí y por la por la diversidad de las tareas que ha desarrollado ha sido verdaderamente una “mujer orquesta”. Entre muchos roles, ella también ha sido punta de lanza como facilitadora para transportarles la comida a los voluntarios que trabajan más cerca de los pacientes y luego pasan a otro sitio para aislarse, en espera del resultado de sus PCR antes de ir a casa.

“En relación a las pesquisas trabajé en el puesto de mando recepcionando los partes semanales, convoco por varias vías a más jóvenes a sumarse como voluntarios y atiendo a los que están dentro de la Zona Roja buscándole solución a las dificultades que se les presentan durante ese complejo escenario y propiciarle seguridad y buena estancia en la instalación”.

-“La juventud está perdida”, frase que hoy más que nunca es una aberración” ¿Qué opinión merece esta vanguardia de la Revolución Cubana?

-Constituye un ejemplo de valentía y humanismo, ponemos en alto a nuestra Cuba, la continuidad de la Revolución, ya no con armas desde 1959, sino con ideales y principios legados por nuestros héroes. Siento mucha admiración por todos los colaboradores que dejan por momento sus estudios, sus investigaciones, su plan de clases, para convertirse un poquito en médicos del alma y el cuerpo.

En medio de esta situación epidemiológica Mirianny Pérez Chirino no detiene tampoco sus estudios, los esfuerzos por llevar a la par de esas tareas su crecimiento profesional y las funciones como presidenta de las Brigadas Técnicas Juveniles, en momentos donde es más evidente que el presente y el futuro de la nación, no es concebible sin la implicación de la Ciencia y la Técnica.

Ella es una estudiante universitaria que trabaja en proyectos innovadores. En desarrollo: lleva su tesis de pregrado para la creación de un sistema de costo para el organopónico universitario. Quiere hacerse Máster, Doctora, y esta hermosa labor en tiempos de Covid-19, llena de aprendizaje, enseñanzas y humanismo, la carga de fuerza y amor, para cumplir también sus metas profesionales.

Por: Alexei Nápoles González

Compartir publicación:

One Response

  1. María Caridad Julián Ricardo dice:

    Jóvenes cubanas, cumpliendo tareas hermosas todos las días. La juventud no está perdida, la juventud está presente donde se necesita, siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × two =

Traducir »