De la calle Paula o de La Cabaña, pero nuestro Martí

De la calle Paula o de La Cabaña, pero nuestro Martí

19 mayo, 2020 Noticias 0

Si en el calendario de las cubanas y cubanos hay una fecha especialmente marcada, año tras año, lo es el aniversario de la desaparición del más universal de Cuba, José Martí. El 19 de mayo es ocasión para recordar el legado de quien, a pesar de los 125 años de ausencia física, sigue y perdura con vigencia extraordinaria, el legado de quien renace en cada nueva lucha.

Es verdad que haber perdido tan fugazmente a uno de nuestros padres fundadores no resulta fácil, pero queda el consuelo de su intensa labor ideológico-revolucionaria, queda el consuelo de sabernos, por así decirlo, orgullosos dueños de tan memorable figura y fieles hacedores  de su ideario.

En esta oportunidad las redes y las publicaciones impresas harán bien merecido homenaje al Apóstol. Crónicas que congojarán nuestro pecho, artículos que rememorarán sus heroicidades, reportajes que nos acercarán a facetas menos conocidas y, aunque parezca extraño e incluso un tanto incongruente, la historia siempre nos demuestra que por mucho que creamos saber siempre el margen al desconocimiento o a la poca información es posible.

Hoy, la Universidad de Camagüey quiere hacerles pensar un poco, de conjunto, sobre el sitio en el que, hasta el momento, conocemos nació José Julián Martí Pérez. De seguro estarás pensando que el acontecimiento tuvo lugar en la calle Paula 41, pero aunque las hipótesis no llegan a comprobarse aun, nos gustaría que nuestra comunidad y todo aquel que nos privilegie con su lectura, sepa las teorías a las que se ha arrojado como resultado de profundas investigaciones de disímiles historiadores.

¿Julián nació en Paula 41 o en La Cabaña?

En el año 2006 la historiadora cubana Olivia América Cano Castro-biógrafa de doña Leonor, madre de Martí- obtuvo un documento con curiosos datos sobre este hecho, lo cual fue gracias las indagaciones del Doctor Manuel de Paz, catedrático de Historia de América de la Universidad de La Laguna, en Santa Cruz de Tenerife.

Dicho documento fue transcrito por la investigadora y reproducido por Luis García Pascual en su libro José Martí, Documentos familiares. La primera anotación del expediente dice:

El Ministerio pide Certificado de la orden por la que se obligaba a los Sargentos Primeros de Artillería destacados en la fortaleza de la Cabaña (Habana) a residir en dicha fortaleza- y la segunda:

Certificado en que conste que ha estado hospitalizada en la Enfermería de la Fortaleza de la Cabaña o Castillo del Morro de la Habana, Doña Leonor Pérez Cabrera, esposa del sargento D. Mariano Martí Navarro, en los alumbramientos de un niño y una niña, ocurridos el 28 de enero de 1953 y 29 de julio de 1854, respectivamente…  

La historiadora supone que tal Ministerio que solicitó la confirmación tiene que haber sido el de Defensa, y que no haber encontrado los datos para los certificados pedidos, aunque no permite afirmar que nació Martí en la Cabaña, tampoco es suficiente para negarlo.

Del 4 de noviembre de 1763 hasta el 1774 tuvo lugar la construcción de la edificación, por lo que si en cuestiones de fechas analizamos pudo ser perfectamente. Por otra parte Olivia cuenta al Diario Juventud Rebelde en el año 2013 que la primera persona que abordó públicamente el asunto fue el doctor Gonzalo de Quesada y Miranda, hijo de Gonzalo de Quesada y Aróstegui, el secretario personal del maestro en Estados Unidos. 

Quesada y Miranda obtiene esta versión de que Martí había nacido en la Cabaña a través del matrimonio cubano formado por Miguel Fernández Ledesma y Ángela del Castillo Agramonte, y también su hija Isabel Carolina Fernández del Castillo y su esposo Emilio D. Cassi, todo comentado en la casa de ellos en New York, donde se alojó el Apóstol, al llegar a esa ciudad en enero de 1880.

El señor Cassi y su esposa sostenían también el hecho de que Martí fue bautizado en la Iglesia del Santo Ángel Custodio, en vez de en la del Espíritu Santo (que correspondía al barrio de la casa de Paula). Quesada Miranda adjunta además que entre los escritos que se conservan en el Archivo Nacional sobre las fortificaciones de La Habana, donde consta que en la Cabaña no solo existían cuarteles para tropas (…) sino también una capilla y otras dependencias, lo que afirma en cierta medida lo dicho anteriormente.

Para determinar la decisión final, fue creada una comisión investigadora de la Academia de la Historia de Cuba, que aunque luego de un proceso de minuciosa búsqueda y contraste de pruebas, no fue suficiente para variar la versión hasta ahora acertada de la calle Paula 41, logró avances importantes para la historia.

Permitió incorporar, hasta el momento desconocidos, datos como el Expediente Militar con las dos solicitudes de personas incógnitas y no satisfechas, además según un trabajo de la historiadora Olivia Don Mariano (padre de Martí) visitó la Cabaña en cuestiones de trabajo con su único hijo varón.

Pudiera parecer ilógico hablar del nacimiento de Martí en el aniversario de su muerte, pero, quien dice que en este día solo debemos hablar del dolor que causó su partida o de las mismas cuestiones que conocemos de clases y libros, adentrarse a cada instante en lo que representa la figura inmarcesible de Martí es, sin titubeos, un privilegio, además que conocer la certeza de lo que nos antecedió nos hará pisar más firme el presente y el futuro porque como bien dijo el Héroe Nacional: nada más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia.

Por: Elena Rosales Caballero (estudiante de Periodismo)

Fotos: Obras de Arte del Pintor Camagüeyano Eduardo Rosales Ruiz

Fuente: Información tomada del Diario Juventud Rebelde con fecha: domingo 3 de marzo del 2013.

Compartir publicación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »