Denuncian jóvenes camagüeyanos nueva maniobra subversiva

Para la Revolución Cubana, la educación del pueblo, y especialmente de los adolescentes y jóvenes ha sido siempre una prioridad. Los valores que nos han inculcado nos motivan a seguir adelante junto a nuestro pueblo, aunados por la dignidad, el respeto y el orgullo de pertenecer a esta Patria, donde todos tenemos derecho a una educación gratuita, sustentada en los principios que propugnara el Apóstol, el culto a la dignidad plena del hombre y su ideal de que la educación nos convierte en mejores seres humanos.

Algunos pretenden desconocer la realidad de nuestro sistema educativo, intencionando planes y becas, con escondidos matices subversivos; pero nosotros, quienes nacimos bajo la influencia de la criminal política del bloqueo, hemos aprendido a apreciar los valores en los cuales nos hemos formado.

Sabemos que la educación cubana es un ejemplo para el mundo, como bien lo ha reconocido el representante de la Oficina regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la Unesco.

La juventud cubana apoya el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y está a favor de la realización de intercambios académicos, culturales, deportivos, investigativos, científicos con la nación norteamericana y con otros países, que propicie el desarrollo bilateral, desde el respeto a nuestra libertad de decisión y el proyecto social que hemos elegido.

Pero, ¿cómo podemos lograr avances en la normalización de las relaciones, si existen organizaciones como World Learning, que han recibido financiamiento de distintas instancias del Departamento de Estado de Estados Unidos, incluyendo la USAID, para promover cambios en Cuba?

¿Por qué si el mismo presidente Obama reconoce el valor de la educación cubana, y nuestro derecho a la autodeterminación, vienen a espaldas de nuestro gobierno a proponer becas para influir y manipular a los jóvenes, en función de simulados intereses?

Los jóvenes de la Universidad de Camagüey condenamos esa nueva maniobra, cuya verdadera  intención es subvertir el orden del país, inculcarnos los valores consumistas de la sociedad norteamericana, contrarios a los principios de la Revolución.

Por eso, estaremos reafirmando nuestra posición a través de las redes sociales, medios de comunicación, en mítines de denuncia a realizarse en las tres sedes de nuestra universidad, demostrando con la frescura, la creatividad y la responsabilidad que nos caracteriza, no solo nuestra oposición a esas políticas subversivas, sino también el compromiso de defender las conquistas de nuestro pueblo y de prepararnos como los futuros profesionales que precisa la Revolución para el desarrollo del país.

Federación Estudiantil Universitaria

Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *