Guáimaro inició el camino hacia la unidad

Guáimaro inició el camino hacia la unidad

9 abril, 2021 Noticias 0

 

“La prueba mayor es que algunos temas de carácter álgido, poco comprendidos u otros que suponen aristas que tocan algún tipo de sentimiento, no solo fueron tenidos en cuenta sino que contribuyeron a modificar y a perfeccionar el texto”. Nadie mejor que el intelectual Eusebio Leal Spengler, para discernir el espíritu democrático que significó la Constitución aprobada aquel histórico 10 de abril de 1869.

Nunca antes, el movimiento independentista de la Isla se había sentado en torno a la misma mesa, como lo hicieron en Guáimaro. Por aquel entonces había muchos decididos a desprenderse del yugo colonial. Las regiones tenían sus líderes e incluso, confluyeron en aquella asamblea las diferencias de principios, de planes y estrategias de dirección, pero todos supieron ceder en busca del ideal de unidad indispensable.

Ese 10 de abril, en intercambio abierto en el terruño camagüeyano, se aprobó la primera Carta Magna de la República en Armas. Entre sus artículos se definió que el Poder Legislativo quedara en manos de una Cámara de Representantes, que a su vez, tendría representación de las cuatro regiones en definidas en el territorio Nacional (Oriente, Camagüey, Las Villas y Occidente).

El texto constitucional fue reconocido por varios países del mundo y gracias a él, nuestro pueblo enrumbó un camino provisional como Estado diferente a España, que significó una evolución del pensamiento de los cubanos como rezaba el capítulo 24: “Todos los habitantes de la República son enteramente libres”.

Aquella cita del Camagüey, liderada por Céspedes y Agramonte, legó un documento programático necesario para las generaciones de patriotas. Por ello nuestra Ley de Leyes actual, recuerda aquel histórico momento en su preámbulo: “Adoptamos por nuestro voto libre y secreto, mediante referendo popular, a ciento cincuenta años de nuestra primera Constitución mambisa, aprobada en Guáimaro el 10 de abril de 1869, la siguiente…”

Gracias a este hecho que orgullosamente hoy recordamos, se forjó no solo el sentimiento de unidad entre los criollos; también comenzó a definirse la nacionalidad cubana.

Por: Enmanuel A. Santos Rodríguez

Normal 0 false false false ES X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt; mso-para-margin-top:0in; mso-para-margin-right:0in; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0in; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES;}

Compartir publicación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =

Traducir »