Roberto Pareta Beltrán: una vida diseñando

Roberto Pareta Beltrán: una vida diseñando

4 noviembre, 2019 Noticias 0

La buena luz y el ruido de la transitada calle están posesionados del pequeño estudio, oloroso a papel y café. De un muro a otro hay fotos con nietos, hijos, familia en general, recuerdos que renuevan su figura ya malgastada por los años. En las estanterías, perfectamente ordenados, hay infinidad de libros. Cada volumen aguarda el momento de ser tocado, abierto, leído, para entregar sus tesoros a quien es uno de sus más fieles amantes: Roberto Pareta Beltrán.
Lo encontramos listo para la entrevista. Sentado junto a su escritorio, iluminado por una lámpara fluorescente. El resplandor cae sobre la serie de hermosísimos premios colocados encima de un muro divisorio, haciéndonos pensar, o al menos yo pienso: que son muchos. Cada uno de ellos merecido, pues Pareta, como todos lo conocen, ha plasmado el poder y la magia del diseño gráfico sobre algunas de las más bellas páginas de revistas y diarios de nuestro país. De pronto el ruido de la calle y la quietud del profe saltan hechos pedazos al impacto de la proyectada voz de un maestro que entre sus virtudes preserva la de ser excelente conversador.

Me gustaría comenzar hablando de sus inicios. ¿Cómo se convirtió en diseñador gráfico?
– Durante mi Servicio Militar tuve la oportunidad de trabajar como dibujante del Estado Mayor de la Artillería en La Habana, por lo que pude mejorar mis destrezas en el dibujo. Luego, en los años 72 y 73 estudié en la Academia San Alejandro, pero no pude concluir mi último año porque terminó mi etapa militar. Entre mis pretensiones estaba terminar mi tercer año acá en Camagüey, pero producto a que estaba pasado en la edad, realicé pruebas para ingresar en el taller de diseño de la unidad de propaganda del Partido.
Allí con el paso del tiempo mi trabajo cogió reconocimiento, fui mejorando poco a poco hasta alcanzar la categoría de diseñador gráfico. Desde 1980 y hasta 1998 se me dio la tarea de dirigir el taller de diseño. Una tarea dura pero en la que adquirí muchísimos conocimientos. Esta labor también la compartí con ser el presidente desde 1992 hasta el 2005 de la Asociación Cubana de Publicitarios y Propagandistas. La verdad es que hacía muchas cosas, pero podía, la juventud que te permite llevar de la mano los deseos y la realidad.

Una de esas preguntas que siempre suelen hacerse. ¿Qué o quién ha sido la influencia más importante para su trabajo?
– Armando Bonet González, amigo y maestro. Cuando entré en el taller de diseño, él era el jefe y me acogió como su discípulo. Con el tiempo nos unieron lazos más allá de lo profesional. Fue un placer compartir con él durante esa etapa de mi vida hasta que lamentablemente falleció hace algunos años. Sin duda alguna fue quien influyó más en mi trabajo.

De los trabajos que ha hecho hasta el momento ¿cuáles son aquellos de los que se siente más orgulloso?
– En tantos años ocurren momentos importantes en la vida de cualquier profesional que lleva a un punto de inflexión en lo que a materia de trabajo se trata. Podría hablarte de tres, y de ellos uno el más. Curiosamente la motivación para los tres trabajos fue la misma. Estos fueron creados para el 26 de julio de diferentes años. Y aunque puedan pensar que es fácil porque ya tenía un antecedente es todo lo contrario, porque a partir de un mismo objetivo tienes que crear algo nuevo en tres contextos diferentes. Pero con amor a todos, es verdad que el diseño de 1989 es el que más me ha marcado.

Tiene trabajos para revistas, prensa, campañas publicitarias…. ¿Qué diferencia hay en la manera de plantearse estos trabajos?
– El diseñador gráfico puede trabajar cualquier tipo de temática. Vamos a ubicarnos en tres grandes campos: propaganda, publicidad y campañas de bien público. Para todos estos hay elementos comunes, se trabaja con los mismos elementos: la imagen, el color, la tipografía, los medios de comunicación que emplea, los soportes en los cuales se plasman, las técnicas…. De manera que lo que los hace diferente son los objetivos que persiguen estos trabajos. Por lo tanto un buen diseñador puede trabajar para todos estos campos siempre que tenga los conocimientos, la experiencia y las habilidades necesarias.

¿En cuál técnica se siente más cómodo para diseñar?
– Puedo decir que aunque ya no está de moda, la serigrafía ocupa un nivel artístico. Y tengo que reconocer que la mayor parte de mi trabajo lo realicé para impresos en serigrafía. No solo porque fue la etapa que me tocó sino porque aprecio que la calidad en la impresión, en la brillantez de los colores, en la solidez de estos a la hora de reflejarse sobre el papel daban un acabado y un impacto mayor en la atención de los receptores. Con esto no les quito importancia a las demás técnicas de reproducción pero si intento remarcar que la serigrafía ocupa un lugar importante entre las que yo realizo.

Desde su posición de profesor y diseñador gráfico ¿qué importancia le concede a la enseñanza de esta materia?
– En las nuevas generaciones es primordial. Todo es diseño, lo que te pones para vestirte, donde duermes, lo que calzas. Todo, o casi todo, es producto del diseño. No solo para los que se van a dedicar profesionalmente a diseñar sino para todos porque el conocimiento no ocupa espacio. Eso contribuirá a crear mejores condiciones de vida, y a ser más exigentes con los que profesionalmente se dedican a ello para la elaboración de mejores productos que satisfagan a los seres humanos.

¿Podría dar algún consejo a todos los alumnos de diseño que tendrán acceso a esta entrevista?
– El consejo precisamente está en estudiar, en aprovechar más el tiempo. No es que no se diviertan, que no vayan a fiestas, que no disfruten, porque esta es la edad de hacerlo, todos fuimos jóvenes. Es que le dediquen un poquito más de tiempo a asuntos que pueden facilitarle el futuro profesional. En la medida en que cada joven reflexione sobre este consejo que le doy desde mi humilde opinión, de este profesional que ha convertido lo que les brinda en parte de su vida diaria, serán superiores porque a cada momento le sacarán todo el provecho.

Para terminar y conocerle mejor….
Su libro favorito
– En estos momentos, Mi profesión a debate, de Mirta Muñiz Egea.
La canción que puede oír más de 5 veces seguidas
– Mmmm, está difícil… Me dicen Cuba, de Alexander Abreu y Havana D’ Primera
El lugar donde rellena los suministros de creatividad
– Donde estamos, en mi estudio. Siempre madrugo y aquí dejo que fluyan las ideas.
Una película especial
– El nombre de la rosa, de Jean-Jacques Annaud. Basada en la novela homónima de Umberto Eco
Defina en una frase qué es para usted un “diseñador gráfico”
– Un creador de ideas útiles para la sociedad

Por: Reinier Hernández y Abaham Sierra estudiantes de Periodismo

Compartir publicación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − eighteen =

Traducir »