Universitarios camagüeyanos de vuelta a las aulas el 18 de septiembre

Luego del paso del huracán Irma y los primeros días de implementada la fase recuperativa, las aulas de Universidad de Camagüey (UC) “Ignacio Agramonte Loynaz”, reabrirán sus puertas por el momento el próximo lunes 18 de septiembre a los estudiantes de primero y segundo año de todas las carreras tanto del Curso Diurno como del por encuentro, excepto las pedagógicas que también incluirán a su tercer año.

La buena nueva fue dada a conocer este miércoles durante un encuentro que sostuvo la dirección de la alta casa agramontina con una delegación del Ministerio de Educación Superior, encabezado por su titular José Ramón Saborido, quien recorrió las tres sedes de la institución con el propósito de chequear los daños ocasionados por el ciclón y la estrategia de recuperación.

“El centro no tuvo grandes afectaciones ni en el equipamiento ni en las aulas pero estas alternativas responden fundamentalmente a la pérdida de 800 capacidades en la residencia de hembras de la sede Ignacio Agramonte debido a la caída de más de tres mil metros cuadrados de cubierta de impermeabilización, daño en el que ya se trabaja pero demorará por lo menos 20 días en arreglarse con calidad”, explicó el Dr. C Santiago Lajes Choy, rector de la UC.

“Ante este tipo de contingencias siempre es necesario efectuar reajustes en los horarios y planes de estudio. No obstante, la prioridad, además de iniciar cuanto antes el periodo lectivo, también debe ser recuperar bien las áreas dañadas y por nada del mundo afectar la calidad del proceso docente educativo. De allí que hay que estructurar eficientemente las estrategias a seguir para arrancar el curso escolar 2017-2018”, recomendó el Ministro del MES.

También iniciarán desde primero hasta quinto año carreras de carácter nacional y matrículas más pequeñas como Marxismo-Leninismo, Historia y Periodismo, en tanto se estudia la posibilidad de aplicar una alternativa en las especialidades de las Ciencias Técnicas para que un grupo reciba clases y se albergue 15 días y luego el otro haga lo mismo, y el que ya estaba en las aulas se sume entonces a las labores recuperativas del centro o de su localidad.

Texto y fotos: Alexei Nápoles González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *