Apuntes de un Guáimaro imprescindible

Con el Taller sobre el papel de la Asamblea Constituyente de Guáimaro, el aporte, relevancia y vigencia para el futuro legislativo de Cuba, profesores y estudiantes de la Universidad de Camagüey (UC) “Ignacio Agramonte Loynaz” recordaron este 10 de abril el aniversario 150 de la proclamación de la primera Constitución de la República de Cuba, que contó con 28 artículos.

El Centro de Gestión Cultural de esta casa de altos estudios acogió las profundas reflexiones sobre el hecho en cuestión de la profesora Edelmira Rodríguez Portal, quien brindó apuntes históricos y jurídicos sobre el desarrollo de la Asamblea de Guáimaro, la incorporación de Ignacio Agramonte y otros mambises del Camagüey a la lucha por la independencia.

“El poblado de Guáimaro fue escogido para proclamar la Constitución porque se necesitaba la unidad de los cubanos, dotar de basamentos jurídicos la lucha y este era un territorio liberado y mucha tradición jurídica, y acostumbrado a las reuniones de plantadores y ganaderos de todo el país”, explicó la especialista en los inicios del conversatorio.

“El 10 de abril de 1869 Cuba vivió un acontecimiento imprescindible en su historia, porque allí nació oficialmente nuestra bandera, nuestro Himno, el primer presidente de la República en Armas, una Cámara de Representantes, y se escucha en la voz de un hombre, las letras de la primera mujer de América en exigir que las damas debían ser incluidas con los mismos derechos en la causa independentista”, agregó.

En el encuentro también se abundó en la decisión que se tomó en aquella primera Asamblea Constituyente y que todavía está vigente, de mantener en la Asamblea Nacional la bandera de Carlos Manuel de Céspedes, una enseña que también contenía ya sangre derramada por los mambises y por ser la primera que ondeó contra el colonialismo español.

Texto y fotos: Alexei Nápoles González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *