Fortalezas y debilidades en busca de la Excelencia

Las carreras de Ingeniería Agropecuaria, Licenciatura en Economía y Arquitectura, concluyeron exitosamente su primer período de evaluación. Con una excelente valoración previa de los resultados de estos programas, los miembros de la Junta de Acreditación Nacional (JAN) se reunieron con una representación del Consejo de Dirección de la Universidad de Camagüey para dar a conocer las fortalezas y debilidades encontradas.

Como parte del proceso para la Acreditación Nacional que tendrá lugar en el 2020 en esta casa de altos estudios, se han llevado a cabo una serie de calificaciones a los programas y carreras cuyo recorrido cumplen con los requisitos de evaluación establecidos por la JAN.

A grandes rasgos, las principales fortalezas detectadas en estas carreras fueron: La sólida estrategia del proyecto existente en las diferentes especialidades, el alto grado de satisfacción de estudiantes y profesores con el proceso de formación; así como el sentido de pertenencia, responsabilidad y solidaridad existentes en cada una de las especialidades evaluadas.

También el claustro está conformado, en su mayoría, por un número elevado de Doctores en Ciencias, Máster, y profesores titulares; además de ser evidente un elevado protagonismo de los estudiantes en el proceso docente-formativo.

Por otro lado, se señaló como debilidades el bajo índice de las publicaciones indexadas (fundamentalmente de la carrera de Ingeniería Agropecuaria, donde solo publican un 35% del claustro existente) y el trabajo con la asignatura de formación ambiental en la carrera de Arquitectura, en lo referente a la iluminación y ventilación natural.

De manera global los evaluadores expresaron sus satisfacciones con respecto a la formación integral de los futuros profesionales. En las palabras de clausura durante las conclusiones de la inspección, el Dr. C Santiago Lajes Choy, rector del centro agradeció a los miembros de la comisión por las observaciones realizadas y afirmó que se trabajará para eliminar las dificultades diagnosticadas.

El directivo resaltó además el papel de los alumnos en las labores de alto impacto para la provincia y el país; entre ellas las realizadas en los diferentes municipios durante la recuperación del huracán Irma y el protagonismo de esta universidad agramontina en cada actividad productiva o científica que emprende el territorio camagüeyano.

Por: Dianelis González Palmero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *