Amor, compromiso y ternura por la educación especial

Amor, compromiso y ternura por la educación especial

3 diciembre, 2020 Noticias 1

Buscaba enfocar la historia desde lo que en materia de proyecto, resultados científicos, criterios de un experto, premios o eventos a todos los niveles, concierne. Pero para bien, tres palabras: amor, compromiso y ternura, provocaron un giro en el centro de este diálogo que reflejó la pasión de un hombre por encontrarle un lugar en la sociedad igual al de cualquier otro infante sin esa dificultad, a niños discapacitados.

Y es que el protagonista de este libreto nació con el alma y la vocación de salvar, quiso desde niño vestir la bata blanca y aunque situaciones personales lo impidieron, su inclinación por enseñar a personas que necesitan de mayor ahínco y entrega, y que pese a sus limitaciones físicas y mentales pueden ser útiles para la sociedad, lo hicieron entonces convertirse en maestro y centrarse en la Educación Especial.

Amor, compromiso y ternura son las herramientas fundamentales que ha tenido el Dr. C. Ángel Luis Gómez Cardoso, profesor investigador del Centro de Estudios de Ciencias de la Educación “Enrique José Varona” de la Universidad de Camagüey, para dedicarse con esmero por alrededor de 50 años a la Educación Especial y las investigaciones para mejorar este nivel de enseñanza en Cuba.

“Educar en cualquier circunstancia y nivel es hermoso, alumbra y pinta de colores la vida, pero cuando en la educación especial trabajamos con un niño, adolescente o joven sordo, ciego o con dificultades en la comunicación y uno ve que, por pequeños que sean sus logros, el menor avanza, entonces miramos con más entendimiento y pasión el fruto de la Educación Especial”.

Para este profesor investigador de la UC, ser maestro y director de escuelas especiales, metodólogo municipal de ese nivel  educativo, directivo del centro de diagnóstico y orientación jefe de departamento a nivel provincial en esta rama, sentaron las bases, aumentaron la preparación, la motivación y las experiencias para sentirse más gratificado por lo que hace.

Gómez Cardoso también desarrolló su tema de Doctorado en Ciencia Pedagógicas en la temática de la familia del niño con discapacidad intelectual, con el que persiguió obtener y brindar las herramientas necesarias a los familiares para que puedan entender y convivir con las dificultades de sus hijos. Fue otro granito de arena para que ese niño pueda insertarse como un ente más a la sociedad.

Casi medio siglo en el noble empeño de potenciar la educación inclusiva, en el que también ha volcado su quehacer científico lo hacen merecedor, como líder del Grupo Investigativo de Educación Especial, de varios galardones de elevado impacto entre ellas dos distinciones del Ministro que recibió, una por la actividad de postgrado y la otra por la actividad tecnológica y de innovación.

“Esos premios son resultado igualmente de la labor del colectivo de ese Grupo y del arduo trabajo que realizamos en el proyecto aporte teórico practico a la reconceptualización de la educación especial, en el que forman parte las escuelas especiales de la provincia, el centro de diagnóstico y orientación como el eslabón fundamental de la cadena de los centros de la educación especial”.

“No cedan en este empeño. Amor, compromiso y ternura”. Otra vez esas, las palabras con las cuales Ángel Luis Gómez Cardoso resume lo que significa para este maestro de profesión y médico de corazón la educación especial, y por las que deben regirse las nuevas y futuras generaciones insertadas en la formación escolar y profesional de personas con discapacidad.

Texto y fotos: Alexei Nápoles González

Compartir publicación:

One Response

  1. Alberto Medina Pérez dice:

    Mis saludos y respetos para el profesor Angel Luis Gómez Cardoso. Una excelente personal y un gran profesional. Saludos también a su esposa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × 4 =

Traducir »