Aprender con las lecciones de la historia para el presente

Este mes de septiembre nos hace recordar tristes sucesos en la historia de América Latina, hechos que condujeron a largos períodos de dictaduras inolvidables en estos tiempos a pesar de los años.

“Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser cegada definitivamente”

Ante ese suceso Allende con un casco y una ametralladora, como un soldado más, defendía a su pueblo y les decía mientras veía los tanques de guerra frente al palacio:

Así Salvador Allende defendía al país en 1970 cuando los votos populares lo pusieron de presidente y llega al Palacio de la Moneda, comenzaba entonces una difícil lucha democrática hacia la construcción del socialismo.

La naturaleza radical del programa de gobierno despertó una oposición en el interior del país y también la comunidad internacional, hasta que en 1973 el 11 de septiembre, el gobierno de Unidad Popular es derrocado por un Golpe de Estado, que trascendería tristemente a la historia como el golpe que dio paso a la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet.

“tienen  la fuerza. Podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos…”

La expresión de Allende debería estar en cada latino que ha contribuido con su voto o apoyo al regreso de la derecha en gran parte de la región hoy, porque la historia no es para libros, clases o para olvidarla, sino para aprender de ella,  hacerla vigente y así evitar volver a tiempos en que el temor era dueño de las calles.

Este día es recordado en el mundo como ejemplo moral.

Por: Elena Rosales Caballero (Estudiante de periodismo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *