Del dicho al hecho, sobre la Ley Helms Burton

El 12 de marzo de 1996 nació la ¨Ley de la Libertad¨, más conocida en el mundo por el nombre de sus principales promotores el senador republicano Jesse Helms y el representante demócrata Dan Burton.

La Ley Helms-Burton surgía, así, como respuesta de los Estados Unidos a la nacionalización de las empresas extranjeras en Cuba y como un método más para asfixiar al pueblo y gobierno cubanos, recrudeciendo el bloqueo económico, comercial y financiero hacia nuestro país.

El pasado 2 de mayo se reactivó el título III de dicha ley, con el fin de abrir la brecha de demandas contra la nación antillana. Sobre el tema, nos comenta Orlando Ley Ramos, especialista en marxismo-leninismo de la Universidad de Camagüey (UC) “Ignacio Agramonte Loynaz”.

– ¿Cuáles son los inicios de la ley Helms-Burton?

-Esta ley es una forma de recrudecer aún más el bloqueo que nos acompaña desde el año 1959 cuando se suprime la cuota azucarera en Cuba. Tiene cuatro títulos, pero el tercero es el que está en estos momentos en la palestra, es el tema de la llamada solicitud de demandas por los daños y prejuicios ocasionados por la decisión cubana de nacionalizar las empresas que eran propiedades estadounidenses.

¿Podrá ser aplicada en nuestro país al punto de llevar a una empresa o institución ante un tribunal en los Estados Unidos?

-Por supuesto que no, porque todas las leyes se enmarcan a una jurisdicción en un territorio y no se pueden ejecutar o hacer cumplir en un país que no es el tuyo, es decir que Estados Unidos no lo controla, es extraterritorial. Tal es el caso de que pretende sancionar a compañías extranjeras como España, Italia y Canadá, por su carácter extraterritorial es imposible de aplicar.

“Como respuesta, en Cuba tenemos una demanda por los daños ocasionados durante sesenta años de agresión ¨Demanda del pueblo cubano¨, y estos daños no han sido solo en nuestro país, sino también, en naciones como Nicaragua y Venezuela con gobiernos progresistas que no responde a los intereses del vecino del norte.”

– ¿Que bases hacen ilegal o de naturaleza violatoria esta ley ante el Derecho Internacional?

Primeramente, es una ley extraterritorial que no tiene derecho alguno sobre una nación soberana como es el caso de Cuba, y, por otro lado, es el hecho de que la Revolución Cubana indemnizó a todas las empresas que fueron nacionalizadas. Además, constituye un derecho de cada país nacionalizar los bienes que considere de importancia territorial, incluso las personas que perdieron tierras con la firma de la ley de Reforma Agraria fueron compensadas.

Demuestra prepotencia del imperio, la Ley Helms-Burton no tiene fundamento moral ni ético, por eso se derrumbará.

– ¿Qué consecuencias trae para Cuba, los Estados Unidos y terceros países su aplicación?

-Las consecuencias están valoradas, sobre todo, en el sector comercial. Los países podrían verse afectados, principalmente aquellos que tienen inversiones en Cuba como es el caso de España con fuertes negocios en la Isla. Esto afectaría también, sin lugar a dudas, al pueblo y gobiernos estadounidenses que no cuentan con la oportunidad de crear hoteles u otros tipos de inversiones en la Isla. Y, por supuesto, el pueblo cubano seria nuevamente el más afectado, que sufriría la falta de productos de primera necesidad.

Por: Lianis Vega, Gleidy Clavelo y Liodany Arias (estudiantes de Periodismo)

Fotos: Tomadas de Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five + 13 =