Que el proyecto de hoy sea leche y carne mañana

Que el proyecto de hoy sea leche y carne mañana

24 junio, 2020 Noticias 0

Apenas en sus pasos iniciales, el Proyecto de Desarrollo Ganadero (Prodegan) presenta credenciales de una apuesta, en serio, a favor de la recuperación de uno de los principales rubros económicos de esta provincia.

Como para los vaqueros vista hace fe, la añorada llegada a sus unidades, en los últimos meses, de modernos equipos e implementos agrícolas representa visos claros de esperanza y optimismo en el florecimiento de la ganadería vacuna en estas llanuras, después de años de ostensible decadencia material.

Cerca de 36 millones de euros, más un presupuesto en moneda nacional, conforman el financiamiento para materializar el proyecto en tierra camagüeyana, escogida por su rica cultura e historial ganadero, y por el hecho de ser aportadora de alrededor de la cuarta parte de la leche y la carne que se produce en el país.

Aprovechar esas y otras potencialidades del sector para hacer sostenible su desarrollo, a partir del incremento de ambos renglones alimenticios y sus derivados, constituye el propósito del proyecto, unido al mejoramiento de las condiciones de trabajo y de la calidad de vida de los hombres y las mujeres del campo.

Para ejecutarlo se seleccionaron cuatro municipios (Guáimaro, Sibanicú, Jimaguayú y Camagüey) que, de manera conjunta, integran la cuenca ganadera principal del territorio y concentran un elevado número de organizaciones cooperativas especializadas en el manejo de la masa vacuna.

En su concepción original, el proyecto pretende reactivar la producción de leche y de carne en una superficie de unas 400 000 hectáreas, a través del reequipamiento de 105 cooperativas y de las industrias láctea y cárnica, todo lo cual beneficiará, de manera directa, a cerca de 11 000 núcleos familiares de esas localidades.

MEJORAS ECONÓMICAS, TAMBIÉN SOCIALES

Oralmis Martín Hernández, coordinadora provincial de Prodegan, explica que cada una de las entidades dispone hoy de un programa de desarrollo, cuya aplicación debe contribuir, no solo a la recuperación económico-productiva, sino también a mejorar la capacidad de gestión y de organización de las juntas directivas.

La inyección de equipos (tractores, remolques, sembradoras, arados, pipas, medios de fumigación, chapeadoras, motosierras, moledoras de forraje, etc.) se ha concentrado, en una primera etapa, en 31 cooperativas, de las cuales 13 asumirán, además, el papel de prestadoras de servicios a las unidades vecinas.

Como para luego es tarde, buena parte de los recursos se emplea ya en la roturación de tierra, la chapea mecanizada, el tiro de alimentos, agua y semillas, la siembra de pastos, la tala de marabú, la fumigación, la construcción de cuartones, la reparación de cercas y el techado de vaquerías, talleres y almacenes.

«Sin embargo, asegura Oralmis, el impacto mayor en la producción debe verse a partir de 2021, aunque desde la presente campaña se apreciará una mejoría, sobre todo, en materia de alimento animal y de garantía de agua, para que el próximo periodo seco no golpee con el mismo rigor con que lo hizo este año».

A ello contribuirán otras entidades que participan en el proyecto desde la asistencia técnica y la capacitación, entre las que figuran las estaciones y centros de investigación de pastos y forrajes, suelos, veterinaria, meteorología e inseminación artificial, junto a la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz.

«Prodegan, refiere el especialista Ricardo Morell Morfa, tiene también un componente social muy fuerte, pues, además de las oportunidades que se abren desde el punto de vista laboral, promueve una participación mucho más activa de las mujeres y los jóvenes en las decisiones de las unidades productivas».

Como al final uno de los objetivos básicos que se persigue es que los cooperativistas y sus familias mejoren su bienestar económico y la calidad de vida, se concibe igualmente por los expertos un seguimiento sistemático para evaluar los cambios acaecidos, desde el momento de partida hasta el cierre del proyecto.

LA «GAYOL» POR RETORNAR A PLANOS ESTELARES

Ubicada a unos 13 kilómetros al oeste de la ciudad de Camagüey, la cooperativa de producción agropecuaria Jesús Suárez Gayol cobró renombre nacional en la década de los 80 del siglo pasado, al ser la primera, y única hasta ahora en el país, que aportó en una campaña 2 700 000 litros de leche de vaca.

Sin embargo, los tiempos de bonanza desaparecieron durante los años agobiantes del periodo especial, en el que la escasez de recursos imprescindibles llevó a la entidad a caer en un bache productivo del cual todavía, a estas alturas, no ha podido recuperarse, pese a la voluntad y al esfuerzo de sus 120 asociados.

Después de tocar fondo, el plan actual de entrega a la industria láctea apenas rebasa los 400 000 litros, una cifra que debe crecer de manera gradual a medida que el marabú y la maleza cedan espacio a los pastizales, se incrementen los cuartones y otras vaquerías se incorporen a las faenas cotidianas de ordeño.

«El proyecto, comenta Aliannis Hernández Medina, el jefe del taller, ha significado un cambio como del día a la noche, pues solo teníamos dos tractores viejos y ahora contamos con equipos que nos permiten sumar nuevas áreas a la producción y prestarles servicios, además, a las cooperativas de los alrededores».

Con 30 años en la «Gayol», Julia González Linares reconoce que Prodegan llegó en un momento ideal: «Hoy se observa un mejor estado de ánimo entre los asociados, lo que repercute en los deseos de trabajar y de aportar mucho más. Ahora lo importante es cuidar esos medios y sacarles el máximo de provecho».

En esas ocupaciones anda también el presidente Norde Agüero Viamontes, con su junta directiva: «Hoy estamos inmersos en dos tareas vitales: la recuperación de la masa ganadera y el incremento de la producción agrícola, con la meta estratégica de retornar nuevamente al pelotón de millonarios.

«Nuestros asociados, precisa, están claros de todas las bondades del proyecto, a sabiendas, al igual que todas las cooperativas involucradas, de que no es un regalo ni mucho menos, sino un crédito que estamos comprometidos a honrar con mayores aportes de leche y de carne en beneficio del pueblo».

Tomado de Granma.cu

Compartir publicación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »