Argumentos para no entendernos

Sitio oficial de la Universidad Camagüey, espacio para dar a conocer el quehacer de nuestros estudiantes y trabajadores. Donde comunicamos nuestros resultados en la investigación, la docencia y la extensión universitaria.

Argumentos para no entendernos

6 junio, 2019 Noticias 0

¿Por qué la ley Helms Burton es inaceptable? ¿Por qué es un instrumento político más que jurídico? Interrogantes como estas encontraron respuestas en el seminario de preparación para los juristas que llevarán hasta el barrio los argumentos de un pueblo digno en contra de una Ley que busca someterlo.

Conocer las interioridades de la Ley Helms Burton y que se aprobó con intenciones de afianzar el bloqueo a Cuba, es clave para comprender el entramado político de este instrumento legal explicó Yareimis Tejeda Elias, profesora de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz. “La esencia de la Helms Burton forma parte de las intenciones históricas de las estructuras de poder norteamericanas, que en el caso de Cuba específicamente el título II dispone el proceso de transición “democrático”, lo tienen estructurado”. No se puede ver como un hecho aislado, le dio rango de Ley al diferendo Estados Unidos-Cuba.

La especialista se refirió al título I, “ que elevó a la categoría de Ley lo que hasta ese entonces se resolvía en el orden ejecutivo, en un asunto complejo, pero el proceso de la nacionalización está avalado por la Carta de las Naciones Unidas, y ellos se esfuerzan en violar”.

Esta vez el análisis de los abogados camagüeyanos se concentró en el apartado IV “que incluso va contra la libertad de viaje reconocida en el norteño país como un derecho constitucional para los ciudadanos norteamericanos, pero ya no solo se les limita a ello, además se multa a norteamericanos y empresas extranjeras que tengan vínculos con propiedades que ellos consideran suyas antes del Triunfo de la Revolución Cubana”.

El gobierno estadounidense estima en más de 100 mil millones de dólares el valor de las propiedades nacionalizadas desde 1959, Sin embargo, la Ley 80 “Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas” reafirma que la ley Helms Burton es ilícita y sin valor jurídico alguno. La ley garrote, como le han llamado los cubanos, no es más que un instrumento jurídico y político que busca recrudecer el cerco económico contra Cuba.

Luego de este seminario, en cada uno de los trece municipios los juristas saldrán a debatir con el pueblo el porqué no nos entendemos con la Helms Burton, en un ciclo de barrios debate y conversatorios en las empresas, instituciones escolares, con la premisa de que no puede quedar un ciudadano cubano sin conocer qué hay detrás de esta legislación.

Tomado de Adelante

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »