Desarrollan en la UC panel sobre ” Biografía de Un cimarrón”

CIMG5417
Panel integrado por Matilde Varela Aristigueta, José Luis Álvarez Rodríguez y Sergio Valdés Bernal.

Lirismo e historia, literatura y ciencia, testimonio y novela confluyen en una obra, que a 50 años de su publicación, sigue despertando sensibilidades, como muestra de sus valores universales. Se trata de “Biografía de un cimarrón”, de Miguel Barnet.

El artista y el etnógrafo, confluyen en la obra, de manera tal que el hecho social es tamizado por la sensibilidad poética del autor, según se afirmó en el Panel que sobre esta novela-testimonio tuvo lugar en el Salón “Mendive” de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, con la excelente exposición de los profesores José Luis Álvarez Rodríguez y Matilde Varela Aristigueta, y con el maestro y filólogo Sergio Valdés Bernal, como invitado.

La novela-testimonio, donde se aprecia al narrador desde dos planos: el del testimoniante y el del escritor, que se imbrica en esa voz del protagonista,  nos propicia un acercamiento más profundo, real, humano a la esclavitud cubana en la época colonial, la vida en los barracones, con una descripción pormenorizada del vestuario, la comida y los juegos de los esclavos. También refleja diversos matices de la sociedad cubana: el racismo, la religiosidad, las relaciones de poder, a la vez que describe la vida en el campo y paisajes de las guerras independentistas.

Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Fundación Fernando Ortiz, en un encuentro señalaba que Esteban Montejo, era un hombre extraordinario, de gran capacidad, con un lenguaje cortante, lacónico, pero muy profundo.

A la vez, confiesa: “Solo lo tomé como un pretexto, él estaba ahí esperando por mí, para na­rrar la historia de Cuba desde la gente sin historia. El método fue el alma del poeta, el oído aguzado y saber escoger”.

Al decir de Matilde Varela, Esteban Montejo es Cuba, somos todos los cubanos, en esa vocación de resistencia y rebeldía. A través de sus testimonios, del recuento de su vida, desde su perspectiva, y de la mano de Miguel Barnet, recorremos la Historia de Cuba.

La novela atesora los recuerdos de la vida de un hombre, que tenía 104 años cuando Barnet lo conoció, y que nos permiten acercarnos a la cultura de esta Isla, a elementos de la tradición oral, palpables en sus palabras, pues como el autor explica: “Preferimos que el libro fuese un relato en primera persona, de manera que no perdiera su espontaneidad, pudiendo así insertar vocablos y giros idiomáticos propios del habla de Esteban”.

A cinco décadas, en 1966, volvemos a invitar a la lectura de esta obra, que cuenta con 73 ediciones, y traducciones al francés, alemán, japonés, ruso, chino, entre otros idiomas, para que descubran por sí mismos la vida de un exesclavo y excimarrón, orgulloso de su identidad como cubano y negro, y los valores que han hecho de “Biografía de una cimarrón”, un paradigma del género tanto en la literatura cubana y universal.

Por: Adary Rodríguez Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *